465

Hace unos cuantos meses que sigo con interés creciente el sector auto/autoparts, como ya comenté en un post publicado anteriormente. En este post haré un repaso a las tesis de inversión sobre el sector de algunos gestores value de reconocido prestigio, daré mi visión personal sobre el sector y el estado actual del mismo,y haré una reflexión crítica/disertación sobre modelos de valoración y la importancia que para mi tiene pensar probabilísticamente poniendo como ejemplo una valoración de una empresa del sector. Parte de lo expuesto en esta reflexión forma parte de los aprendizajes obtenidos principalmente a través de mis propios errores a lo largo de mi periplo inversor, pero también de lo observado en la propia industria de gestión e inversores amateurs. Soy consciente que a algunas personas les puede resultar arrogante o pretencioso por mi parte cuestionar las prácticas de inversores curtidos y gestores profesionales de reconocida trayectoria. Es precisamente por que admiro y respeto a estas personas por lo que tiene sentido para mí reflexionar sobre su proceso inversor o comunicativo.

Como seguramente sabéis son muchos los gestores value que afirman estar encontrando valor en un sector que no destaca precisamente por la creación de valor para sus accionistas. Considerando que se trata de sector cíclico por excelencia, intensivo en capital, con bajos márgenes y con bancarrotas sonadas como la de General Motors no es difícil entender que para buena parte de la comunidad inversora sea un sector de aquellos de “no tocar ni con un palo”.
Es desde mi punto de vista incuestionable que para las empresas existen industrias o sectores donde es más fácil hacer dinero que en otros, que unas industrias son más propicias que otras para la formación de moats o la existencia de monopolios por lo que me parece un razonamiento totalmente válido, y posiblemente recomendable, centrarse en aquellos sectores con mejores márgenes, menos intensivos en capital o con beneficios mas estables y predecibles. Dicho esto también considero que para obtener resultados diferentes a la media a veces puede ser conveniente tener una visión contrarian, huir del consenso y alejarte del rebaño por lo que encuentro sentido que otros inversores traten de encontrar un tesoro oculto en un sector denostado.

Comencemos pues haciendo un recorrido por las tesis de inversión sobre el sector de algunos gestores reconocidos en la comunidad inversora.

Una de las principales apuestas del sector entre los gestores value españoles es Renault.

La gestora que más ha desarrollado posiblemente su tesis de inversión en Renault sea Cobas con Francisco Paramés al frente. Podemos ver este video donde explican con detalle su tesis o leer lo que han publicado en cartas trimestrales u otros medios, A modo de resumen sirva un extracto de un articulo de prensa o lo comentado en su reciente carta trimestral

“ Al mercado le preocupa que Renault no sea capaz de afrontar los cambios estructurales del sector y sus márgenes empeoren por un incremento de los costes regulatorios”, explican desde la gestora. Sin embargo, para ellos la automovilística es una buena oportunidad de inversión y señalan como el principal argumento a favor “la reducida valoración de la compañía, cuya capitalización bursátil es igual a nuestra propia valoración del 44% en Nissan, por lo que, a efectos prácticos, el negocio core de Renault, junto con otros activos estarían “gratis”, justifican desde Cobas AM . Además, la compañía tiene una fuerte exposición a países emergentes como Rusia, Brasil e Irán, “que muestran un volumen de crecimiento alto, así como cierto aislamiento a otras regiones que se encuentran en el pico del ciclo y está muy avanzado en vehículo eléctrico, en contra de lo que piensa el mercado”, añaden al respecto.

“Renault. Se trata de un caso claro de activo oculto o “hidden asset”, ya que según nuestras estimaciones el valor del 43% que tiene Renault en Nissan es superior a la propia capitalización bursátil de Renault. Dicho de otro modo, estamos invirtiendo “gratis” en el negocio de automoción de Renault (estimamos cerca de 4mn de unidades vendidas en 2018), su negocio financiero y el 1,6% que tiene en Daimler, todos ellos de indudable calidad según nuestro análisis. El mercado no termina de creerse esta situación, pero nosotros pensamos que el actual equipo directivo tiene la intención de poner en valor la compañía en el medio plazo. ”  Carta Q3 2018 Cobas

 

También por el Q3 de 2017 Ivan Martín comentaba lo siguiente:
“Renault es uno de los principales referentes mundiales en la fabricación del coche eléctrico, líder absoluto en Europa, con una cuota de mercado próxima al 30%. No obstante, ésta no es nuestra principal motivación para comprar la compañía, sino más bien la combinación exitosa de un negocio tradicional altamente rentable, basado en el motor de combustión interno, junto con una situación de balance saneada (caja neta), lo que le permite generar un alto nivel de caja, para seguir invirtiendo y remunerando al accionista. Atendiendo a los bajos múltiplos a los que cotiza, parece que el mercado no percibe dicha capacidad para reinvertir y remunerar. Según nuestros números (excluyendo el negocio financiero a valor en libros y el valor de mercado de sus participaciones en Nissan y Daimler), el negocio puro de fabricación de coches de Renault estaría cotizando a 2 veces el beneficio operativo, con una generación de caja libre sobre el valor de la empresa superior al 30%.”

Sobre Porsche entre otros hemos podido leer a Miguel De Juan, asesor de Argos Capital(en proceso de cambio de gestora de Renta 4 a Esfera)  a través de sus recomendables cartas mensuales o de este artículo en Moi Global

Sobre General Motors es muy conocida la apuesta de David Einhorn como podemos ver en alguna de sus cartas trimestrales en contraposición a su posición corta en Tesla.

Otra apuesta sonada en el sector es la concentrada posición de Pabrai en Fiat a la que más recientemente se sumó True Value.  La otra apuesta en el sector de Pabrai es Ferrari sobre la que ha manifestado fue un gran error desprenderse de parte de sus acciones.  Podemos leer mas sobre Ferrari en las cartas de Emérito Quintana, asesor de Numantia Patrimonio o en la tesis de Darío González, autor del recomendable blog Invertir En Calidad

En cuenta al sector autoparts destacaría la Introducción a Burelle $BUR y Plastic Omnium $POM del gran JVAS de MasDividendos o lo comentado recientemente por Valentum en su reciente informe de Octubre sobre CIE Automotive, una de mis compañías favoritas del sector:

“Y en el lado de suministradores tenemos CIE, aunque aún con un peso limitado pues la estamos empezando a comprar con estas caídas. La capacidad de resistencia al ciclo es mayor que la de sus comparables, el management de la compañía es muy bueno, con un fantástico historial en adquisiciones. Cierto es que nos gustaría que tuviera algo menos de deuda (algo menos de 2x EBITDA) pero su alta generación de caja, una menor ciclicidad que el sector y el uso de la misma para adquisiciones históricamente muy aditivas lo justifican.”

Como comenté al principio del post quisiera también hacer una reflexión más general sobre los modelos de valoración y la importancia de introducir el pensamiento probabilístico y el juicio crítico en los mismos y ejemplificarlo a través de una de las empresas mencionadas, Renault.
Soy asiduo a la lecturas de cartas trimestrales y anuales, webinars y diversas publicaciones de gestores nacionales e internacionales a los que respeto. Vaya por delante que he aprendido mucho de las mismas y que sin duda son una excelente forma de aproximación al mundo de la inversión y una buena fuente de formación. Dicho esto no me parece un buen camino usar estas publicaciones como atajo en el proceso inversor. A la hora de realizar una valoración de una compañía es una práctica peligrosa sustituir la lectura de las cuentas anuales de las empresas, leer transcripciones de  conference call, el análisis de los balances de la misma, la comparación con los competidores del sector, la consideración del múltiplo adecuado a aplicar por la fé en la valoración realizada por un gestor profesional por mucha admiración que le procesemos. Sin embargo por lo que vengo observando es una práctica bastante extendida, de la que yo mismo he formado parte, entre la comunidad inversora. Tengo el convencimiento de que la mayoría de profesionales, inversores amateurs con blogs de cierto seguimiento e influencers twitteros (si es que este término existe) son conscientes de ello, y creo sinceramente en la buena fe de gran parte de ellos, sin embargo al leer muchas de las tesis de inversión publicadas pienso que o bien se infravaloran los posibles riesgos consecuencia de no haber realizado un profundo análisis de los mismos y una adecuada asignación de probabilidades a estos o bien aunque este análisis de los riesgos se haya realizado adecuadamente se omite en la publicación ya sea por simplificación, por creencia de que los lectores se perderían en los argumentos, por transmitir confianza, por evitar salidas de capital en momentos de pánico o lo que es peor hacerlo de forma deliberada buscando que las compras de quien lea la tesis actúen como catalizador para cerrar el gap entre valor y precio o como método de marketing para captar clientes.

Ya sea por mi formación académica, licenciado en matemáticas, o por el impacto de las lecturas de Munger, de Nassim Taleb  sobre la aleatoriedad (El Cisne Negro, Fooled by Randomness, El lecho de Procusto, Antifrágil) o de Daniel Kahneman sobre nuestra toma de decisiones en entornos de incertidumbre ( Pensar rápido, pensar despacio) soy un firme convencido de la importancia que tiene pensar en términos probabilísticos y de la sustancial mejora que ello puede conllevar tanto en las decisiones inversoras como en  nuestra vida personal.

Quisiera mostrar brevemente un caso práctico de aplicación de esta forma de pensar usando el mencionado sector auto ejemplificándolo en el caso concreto de Renault. Simplificándolo de forma extrema supongamos que tras indagar sobre el sector, leer varios informes trimestrales/anuales de Renault y otros competidores llegará a la conclusión  de que existen serios indicios de que el mercado está siendo ineficiente en el precio asignado a la compañía. Podría elegir un múltiplo que considere adecuado al sector, y en función de ello obtener un valor intrínseco de la compañía, mirar el precio  y si este me ofrece un margen de seguridad considerable decidir invertir ella. Sin embargo esto me proporcionaría una foto estática del valor de la compañía y considerando poco posible que el gap entre precio y valor vaya a cerrarse de forma abrupta en un corto plazo veo razonable considerar diferentes escenarios que puedan darse en el medio plazo, asignarles probabilidades a dichos escenarios, decidir los múltiplos razonables a aplicar en ese escenario y en función de ello obtener un rango de valoración al que yo asigne un alto grado de probabilidad.  Supongamos que contemplo tres escenarios posibles que llamaremos optimista, conservador y pesimista como es común en muchas tesis de inversión publicadas en las redes (personalmente prefiero llamarles escenarios poco probables, de mayor probabilidad.. o simplemente escenarios 1, 2, 3..,ya que las etiquetas a veces pueden conllevar a sesgos mentales)

Escenario optimista: Este escenario coincidiría con la valoración de Cobas.

“El último plan quinquenal de la empresa prevé 70.000 millones de euros en ingresos y un 7 % de márgenes operativos para 2022, basados en la venta de más de cinco millones de vehículos al año. Esperamos que consigan estas cifras, pero nuestras estimaciones son más conservadoras. Suponiendo un crecimiento anual de los ingresos de alrededor del 3% y unos márgenes operativos medios del 4,7 % a través del ciclo, nuestra estimación normalizada de flujo de caja neta anual es de unos 1.400 millones de euros. Si aplicamos un múltiplo de 11x, el negocio de Renault queda valorado en unos 15.500 millones de euros. Le añadimos otros 22.000 millones de euros como valor estimado del 43 % de participación que Renault sigue teniendo en Nissan, que también se basa en un flujo de efectivo neto al que se ha aplicado un múltiplo de 11x. Esto nos da un valor total estimado para Renault de 129€ por acción. Un posible catalizador del precio de la acción sería que el gobierno francés vendiera su casi 20 % de participación minoritaria en Renault. Creemos que la posible jugada final de Ghosn [director ejecutivo] será fusionar Renault y Nissan, lo que podría también resultar un fuerte catalizador para el repunte de las acciones de Renault.”

 

Escenario conservador: EE.UU. y Europa han tocado techo en el ciclo y las ventas de los países emergentes no son suficientes para compensar estas caídas por lo que se produce un estancamiento en las ventas globales. La debilidad de las divisas de los mercados emergentes tienen un impacto moderadamente negativo en las cuentas. Suponemos por tanto un crecimiento anual de ingresos del 0% obteniendo un flujo de caja neta anual normalizado de unos 1200M de euros. Aplicamos un múltiplo de 10x lo que daría una valoración de 12000M de euros. Añadimos otros 17000M de la participación en Nissam, aplicando también un múltiplo de 10x a su flujo de caja neta lo que nos da un valor estimado para Renault de 95-100€

Escenario pesimista: Se produce un cambio de ciclo en el sector que conlleva un declive del  5% en las ventas de Renault y Nissam. Su exposición a mercados emergentes como Rusia, Turquía o Irán impacta negativamente en sus cuentas por la devaluación de las monedas en estos países.  La fusión con Nissam se retrase o no se produce. Esto nos lleva a un flujo de caja neta normalizado en el entorno de los 1000M, al que bajo las premisas anteriores aplicamos un múltiplo de 8x lo que nos daría una valoración de 8000M. Añadimos otros 11000M de la participación en Nissam aplicando igual múltiplo y llegamos a una valoración total de 19000M lo que nos daría un valor estimado para Renault .de 65-70€ (Se podría ir más allá en este escenario contemplando una recesión general o eventuales cisnes negros como aparición de fraudes contables, manipulación de motores, disrupción tecnológica… )

Cuando hice un ejercicio similar a este en la navidad del 2017 asigne unas probabilidades en base a mis indagaciones del 35% al escenario optimista, del 45% al conservador y del 20% al pesimista por lo que podría aplicando un simple cálculo obtengo una valoración ponderada de 0,35·129 + 0,45 · 95 + 0,2· 65 = 100, 9€

Teniendo en cuenta que la cotización andaba por aquellos entonces por los 80€ consideré que el margen de seguridad y la TIR esperada no eran los adecuados como para invertir en la empresa. Durante estos meses he intercambiado opiniones con algunos inversores, incluidos profesionales del gestor sobre Renault. Algunos me han dado razonamientos detallados de su valoración, otros por contra me han dado respuestas vagas o argumentos del tipo “cuando se produzca la fusión con Nissan se va a ir como un tiro a 200€”

Mas allá de Renault, comentar que mi visión del sector ha ido modificándose gradualmente, a medida que iba estudiándolo mas en profundidad y si bien en un principio mi opinión coincidía en gran medida con lo expuesto anteriormente por los gestores el intercambio de opiniones con otros inversores,los datos publicados a lo largo de este tiempo y sobretodo las lecturas de papers sobre el sector e informes anuales/trimestrales de las compañías me han llevado a asignar una menor probabilidad a los escenarios optimistas planteados en las tesis llevando esto aparejado una revisión de mi valoración de las compañías lo que se ha traducido en una serie de decisiones inversoras. No es objeto de este post analizar al detalle los movimientos de mi cartera pero si haré un breve comentario sobre los relacionados con el sector.
A principios de 2017 compré acciones de CIE Automotive siendo en aquel momento una de mis principales apuestas,posteriormente también compré una pequeña cantidad (posiciones en torno al 0,5% de la cartera) en BMW y General Motors.
A lo largo de 2017 estuve considerando ampliar posiciones en BMW e iniciar posiciones en Daimler, Porsche,Renault,Fiat, Ferrari, Exor o en los conocidos como tier 1 o tier 2 como Burelle, Linamar, Lingotes, Gestamp, MGI Coutier o Brembo llegando a tener órdenes de compra en algunas de ellas que no llegaron a ejecutarse. Durante 2018 ha cambiado de forma significativa mi forma de aproximarme al sector. A lo largo del año he aprovechado momentos de cierto pánico para vender PUTS sobre Daimler, BMW, Fiat, Porsche y Brembo y momentos de cierta euforia para vender totalmente mi posición en BMW, reducirla casi en su totalidad en General Motors, hacer una pequeña recogida de beneficios en CIE y recomprar alguna de las puts vendidas. En estos movimientos he tenido bastante fortuna con el timing pero usando la expresión de Miguel De Juan en algunas de sus últimas cartas ha sido mas cuestión de “suerting” que de acierto en el market timing. En estas decisiones pensar en términos de probabilidad  ha jugado un papel clave. Si hubiera realizado una valoración estática de Renault y otras compañias creo que correría un mayor riesgo de anclarme a cierto precio, por ejemplo 129€ en Renault, o minusvalorar los riesgos derivados de la nueva información aparecida.

Si que me llama la atención que en las recientes cartas o webinars de algunos gestores mencionados no parezcan tenerse en cuenta datos recientes del sector, como los dos profit warnings en apenas cuatro meses de Daimler o los de GM, BMW o Valeo, la guerra  comercial emprendida por Trump y sus aranceles, los parones anunciados por muchas empresas  debido a los cambios normativos y problemas con los motores diesel, el incremento de costes de las materias primas e inflación salarial para asignar nuevas probabilidades a sus escenarios planteados e introducir cambios en sus valoraciones. Puede verse por ejemplo como el comentario de Cobas sobre Renault en este trimestre es un calco de lo publicado con anterioridad hace ya casi un año. Por contra Valentum si que comentan lo siguiente en su carta de Octubre:

Sector autos: los resultados trimestrales tanto de OEMs como de suministradores del sector han sido, por regla general, muy malos. Los primeros signos de debilidad del sector vinieron en junio con el primer profit warning de Daimler, que ya avisaba de los dos problemas que ha tenido el sector: los aranceles y el cambio de regulación de emisiones y consumo (WLTP) en Europa. Según se ha ido acercando la temporada de resultados hemos tenido más profit warnings alertando de una peor situación en China.

 

Como comenté al principio del post respeto y admiro a gestores como Francisco Paramés, Alvaro Guzmán, Alejandro Estebaranz, Iván Martín, Luis de Blas y Jesús Domínguez, Miguel De Juan o Emérito Quintana y a otros tantos inversores que han dado muestras sobradas de sus amplios conocimientos a través de sus blogs o publicaciones. De hecho los fondos de Cobas, Azvalor, Magallanes y en menor medida True Value forman parte del core de mi cartera. Precisamente por ello me provoca cierto rechazo la ligereza con la que se afirman en las cartas de Azvalor o Cobas potenciales del 115%,  escuchar a Paramés expresiones del tipo “la cuestión con International Seaways no es si vamos a ganar dinero o no, es si multiplicaremos por dos o por tres”, valorar a Aryzta en 60CHF afirmando que “hay algo de apalancamiento en la empresa, pero creemos que es totalmente manejable dado el nivel de generación de flujo de caja” o que en el peor de los escenarios Aryzta valía 30CHF o que a lo sumo podría haber una pequeña ampliación pero que era poco problable, leer a Emérito Quintana publicar vía tweet que Facebook  y JD valdrán 800$ y 230$ en 2025 o escuchar a Alejandro Estebaranz presentar como un no-brainer comprar Facebook, Figeac o Groupe Guillin a ciertos precios y semanas o meses después matizar significativamente su postura aludiendo riesgos que en mi opinión eran más que conocidos por el gestor en sus presentaciones anteriores.  No entro a cuestionar si tiene sentido dar una valoración tan precisa del potencial de un fondo o de la valoración de una compañía ya sea a 3años o en 2025, aunque personalmente me sienta mas cómodo asignando un rango de probabilidades a los distintos escenarios que contemplo y en coherencia obteniendo un cierto intervalo de valoración con cierta probabilidad asignada, lo que me genera malestar es la ausencia de términos probabilísticos como mínimo en su comunicación, y la minusvaloración de los riesgos cuando no su omisión en sus presentaciones.  Cuando se afirma un potencial del 115% en un fondo, ¿ es dicho potencial una ponderación de los potenciales que se obtendría asignando probabilidades a los diferentes escenarios contemplados? ¿es dicho potencial el que se alcanzaría en el caso de que todas y cada una de las empresas que componen el fondo alcancen el valor intrínseco previsto en el escenario más favorable posible?¿qué probabilidad le asigna el gestor a que esto ocurra?¿ Que probabilidad asigna a que ese potencial se alcance en un determinado plazo? Curiosamente en cuanto al plazo si que he leído en mas de una ocasión aludir a la incertidumbre para no dar una mínima concreción como si fuera indiferente alcanzar ese potencial en 3 o en 25 años.  Me parece cuestionable también la facilidad con que los gestores cambian su opinión o sus valoraciones en cuestión de semanas después de caídas en el precio de las acciones, ¿no dicen que solo un necio confunde valor y precio? Escuchando los recientes webinars de Alejandro Estebaranz o leyendo sus últimas cartas trimestrales me parece preocupante como riesgos a los que se se les restaba toda importancia se convierten en la razón de vender una posición, reducirla o no incrementarla transcurridas unas pocas semanas.  Ejemplo de ello son Protector, Facebook, Figeac o Groupe Guillin. En la carta trimestral de True Value Alejandro escribe lo siguiente:

“En Protector también vendimos toda la posición aprovechando el tender offer a casi 60NOK. Esta inversión puede haber sido un error, ya que no esperábamos que los fundamentales se deterioraran tan rápido después de un track-record estelar en los últimos 12 años. El fondo inició su posición a 75NOK, después vendió a niveles de 90NOK, redujo algo más a 70NOK y finalmente salió a 60NOK. La minusvalía permanente es alrededor del 20%. Como siempre decimos, no somos infalibles y nos equivocaremos muchas veces en el futuro lo importante es ser flexible para cambiar de opinión, que sean posiciones manejables y aprender de los fallos.”

Me resulta llamativo como Alejandro tan vehemente y rotundo en sus tesis si que se muestra mas prudente a la hora de valorar un posible error introduciendo el término “puede”. Cuando dice que “no esperábamos que los resultados se deterioraran tan rápido”, ¿quiere decir que no se habían planteado ese escenario? No parece que sea este el caso pues el propio Emérito Quintana había mostrado sus discrepancias públicamente sobre los riesgos de  Protector. ¿quiere decir entonces que si que se lo habían planteado pero que le habían asignado una posibilidad mínima? Tanto en el webinar como en la carta comenta la importancia de ser flexible para cambiar de opinión y resalta lo especialmente rápidos que son en ello, ¿verse “forzado” a cambiar de opinión en tan corto espacio de tiempo no les hace considerar que no habían hecho una asignación adecuada de probabilidades a los riesgos?

“En Facebook también vendimos gran parte de la posición a 180$ después del profit warning y el guidance de reducción de resultados a largo plazo. Habíamos iniciado la posición a un precio medio de 160$. Pensamos que valorando la empresa con el nuevo guidance el potencial era más ajustado”

¿A que se debe ese profit warning y reducción de guidance de Facebook? ¿No eran mas que conocidos estos motivos por Alejandro con anterioridad?

Sobre Figeac o Groupe Guillin pueden leerse en su foro de rankia o en webinars anteriores precios a los que la compra sería un no – brainer para meses después cuando el precio estaba muy por debajo del mencionado introducir nuevos matices. ¿por qué se minimizaba el riesgo regulatorio en ALGIL  cuando cotizaba a 30€,  y ahora que cotiza a 17€ es fuente de incertidumbre?

Otro post aparte podría publicarse sobre las tesis de inversión publicadas por algunos inversores a través de las redes, muchas de las cuales tienen sin duda un gran trabajo detrás.  Curiosamente en estas tesis si que resulta más habitual hablar de distintos escenarios posibles e incluso asignarle de forma mas o menos precisa probabilidades a los mismos. Lo que me parece discutible en muchos casos y así se lo he mencionado a muchos de los autores son los planteamientos, a mi juicio, excesivamente optimistas contenidos en las mismas o dicho de otra forma lo poco pesimistas que resultan el peor de los escenarios planteados . Parece haber un consenso en las tesis publicadas para que el escenario favorable otorgue una TIR del 30-40% a 3-5 años, un escenario conservador de un 15-30% y lo que es mejor en un escenario pesimista incluso te quedas igual o te sale una TIR del 5% y esto ocurre por igual ya se trate de una small cap, una minera, una large cap de sector defensivo, una empresa cíclica o tecnológica. ¿No existen cisnes negros ni aunque sean grises para estas empresas? Conociendo la capacidad y la integridad de alguno de estos bloguers es posible que una de las causas de este optimismo se deba a una excesiva confianza derivada de lo prolongado del actual mercado alcista. En otros casos a poco que se escarba se encuentra a vendehumos que buscan captar incautos a los que venderles la moto con esas promesas de potenciales .  Citando a Jvas de MasDividendos   , exponente máximo del sentido común , “cada vez que veo a un señor hablar de las compañías con una seguridad que bordea la soberbia, me echo la mano a la cartera y sigo mi camino.”

Siendo consciente de que lo más probable es que buena parte de lo escrito no sean mas que desvaríos míos quiero pedir disculpas de antemano a quienes puedan sentirse ofendidos.  No pongo en duda la capacidad de los gestores e inversores mencionados en este post, y además quiero reseñar que existen personas en la industria como Iván Martín, Miguel De Juan, Luis de Blas y Jesús Domínguez o ilustres miembros de MasDividendos que destacan precisamente por una comunicación en mi opinión mas prudente. En lo que si quisiera insistir es en que merece la pena pensar en términos de probabilidad y usar el juicio crítico a pesar del esfuerzo mental que pueda suponer.

Agradecer enormemente a los que hayáis empleado vuestro valioso tiempo en esta lectura y animaros a compartir vuestras opiniones conmigo.

@JCM_IF

 

 

 

Anuncios